Exfoliarse la cara y el cuerpo no tiene que ser una actividad eterna y tardadísima en la que pierdes toda tu mañana y tiempo. Puede llegar a ser parte de tu rutina diaria sin que esta te quite tiempo ni dinero. Además te hará lucir una piel radiante, fresca, libre de imperfecciones y tan suave como la piel de un bebé delfín recién nacido y encremado. (sí, así de suave)

¡Suavidad total!

Mata a dos pájaros de una pedrada en la mañana al hacerte un café y fabrica tu propio exfoliante de café listo para llevar a la ducha. No hay nada como el olor del café recién hecho en la mañana. Este exfoliante que tendrá el mismo aroma dejara tu piel suave y tersa.

Tip Verde: Además el café no contamina ya que es biodegradable. (Las perlas de plastico que a menudo se utilizan en los exfoliantes comerciales no son biodegradables. Se esparcen en los ríos y en los océanos en donde permanecen ahí durante mucho tiempo. Aunque superficialmente sean bonitas (se les llaman “lágrimas de sirena”) pueden llegar a matar a cualquier animal que ingiera suficientes como para bloquear su tracto digestivo y a cambiar las cadenas alimenticias. Así que ya sabes, ayuda al planeta y ponte guapísima a la vez.

El café contiene cafeína la cual ayuda a energizar la circulación. Los granos de café son ideales para exfoliar la piel porque son suaves y eliminan células muertas sin irritar. Esta receta a continuación es fácil y efectiva.

Importante: Como la receta usa aceite ten cuidado de no resbalar en la ducha al usarla, o ponte un casco… (Ji-ji, no hagas lo del casco pero sí ten mucho cuidado)

Ingredientes:

      2 cucharadas de aceite de almendra o girasol (o el que tengas en casa) Si prefieres puedes usar crema de cuerpo en lugar de aceite
      1/4 taza de granos de café usado (guarda los gránulos después de hacer café)
      1 cucharadita de extracto de vainilla
      1/4 taza de azúcar (preferiblemente azúcar café o en bruto)
      5 gotas de extracto de menta (opcional)

Equipo:
Una cuchara o tenedor
Un frasco para guardar el exfoliante
Dos recipientes para mezclar los ingredientes

Preparación:
1- Combina todos los ingredientes líquidos y mezcla bien
2- Combina el azúcar y el café, mezcla bien
3- Une ambas mezclas y transfiere al frasco donde guardarás el exfoliante

TIP:La mezcla debe mantenerse refrigerada por contener café húmedo. Preferiblemente hay que usarla tan pronto como se hace, pero puede durar hasta dos semanas en refrigeración.

Utilizar el exfoliante de café:

        1- Después del baño normal aplica el exfoliante con una toallita o loofah. Pásalo con movimientos rotativos por todo el cuerpo evitando el área del busto y escote y cualquier rasguño o herida. Pon más presión al aplicarlo en áreas ásperas o con celulitis. Preferiblemente siéntate al usar esta mezcla para evitar resbalarte. Usando la crema en lugar de aceite hay menos riesgo de resbalar.
        2- Elimina con agua. El jabón no es esencial pero si crees necesitarlo úsalo.
        3- Aplica más crema o aceite de cuerpo al terminar si lo deseas.

Es muy fácil usar azúcar fina con un poquito de limpiadora y crear tu propio exfoliante o usar una mascarilla de yogurt para un exfoliante químico. A veces los exfoliantes caseros no son convenientes para ahorrar tiempo, pero son muy baratos y efectivos.

¿¡Que flojera te daría “fabricarlo”!?:

Digamos que “fabricar” tus propios cosméticos no es para tí y si tienes prisa y prefieres comprar un exfoliante comercial puedes integrar este producto a tu rutina diaria de exfoliación facial y utilizarlo antes de lavarte la cara. Huele delicioso en sus varias presentaciones y es ideal para todo tipo de cutis. La suave acción exfoliante te saca las impurezas, destapa los poros y remueve celulas muertas y secas de la superficie de tu piel.
Está hecho de fibras naturales para exfoliar profundamente tu rostro y con los beneficios añadidos de la Manteca de Cacao, Avena y Miel, Albaricoque y Julepe de Menta).
Esta le ayuda a tu piel a recobrar la humectación perdida, protegiendo a tu delicada dermis de resecarse fácilmente. Yo lo utilizo una vez al día ya que mi piel tiende a se muy grasa pero si no tienes este problema con una vez a la semana bastará y se verá fresca y saludable.
Yo lo uso todos los día y mi novio no se queja. ;)