Así, como si regañaras a tu mascota que se portó mal: “¡malo! ¡no!.., así regañate a tí misma si de repente empiezas a ver que el mostacho se te está saliendo de control ó que tu línea de bikini ya se está portando medio grosera o que las cejas ya están por “reunirse” y complotar en tu contra.

Cariño, que tu bigote solo sea el del diseño de tu taza y no el de tu cara.

Esto tiene un solución sencilla: Cera de abeja…depilación express, empaque fashion, producto legendario desde 1929 y todo esto se hace con estilo vintage y sin afectar la economía personal. Además no necesitarás de tiras de tela, es fácil de utilizar, es totalmente natural con cera de abeja pura y no te dejará residuos pegajosos. ¡Wuju!

Esta cera con su presentación modernita, un empaque muy vintage y toda la “ondita” necesaria para esta épocas en las que lo “cool” ya no solo es lo más comercial ni tampoco lo más caro, te dejará luciendo sexy y súper suave.

Si te vas a depilar tu misma no tengas miedo y jala sín miedo y con mano firme. Si sientes que tu misma no puedes ve a un centro de belleza o pídele a alguna amiga que te dé la mano.

Como dice mi abuela francesa (parcialmente responable de mi amor por los productos de belleza): “Para estar guapa a veces hay que sufrir” Así que: ¡Sin miedo, sin pelos, sin pena!

TIP: Siempre asegúrate de que tu piel esté limpia y libre de cremas y antes de aplicar la cera no dudes en ponerte un poco de talco para que la depilacón sea mucho más suave y fácil. Un par de días antes de depilarte exfolía el área que va a depilar para que todos los pelitos que pueden quedarse enterrados salgan de ahí y tu piel quede mega-über suave. Evita hacer ejercicio un par de horas después de la depilación y no te vayas a broncear unas 24 horas después de haberte aplicado la cera.