En la época de los Romanos las mujeres solían preparar sus caras al maquillaje con mascarillas algo extrañas y no siempre muy agradables. De los ingredientes más bizarros utilizados en mascarillas por las mujeres de esa época consistían en aplicarse el sudor contenido en la lana de borrego, untarse extracto de cuernos, excremento de cocodrilo, sulfuro o bilis sobre la cara antes de ir a dormir, emitiendo una peste a menudo criticada por los hombres. Pero mi lema en la vida no es sufrir ni tampoco hacer que su cónyuge los mande a dormir al sillón.
Las Mascarillas a base de frutas y vegetales son maravillosas para la piel además de oler delicioso y de ser muy agradables y nada asquerosas.

He aquí para su deleite, una caquita(ota) de cocodrilo fosilizada. No gracias, yo paso.

Que no cunda el pánico, estos ingredientes se encuentran en tu cocina, con pocos minutos y sin esfuerzo puedes nutrir y embellecer tu piel y sin la necesidad de ir tras un cocodrilo con una bolsita de plástico esperando a que “salga” tu mascarilla. :s
Antes de empezar, necesitas saber lo que quieres para tu piel: ¿Hidratar, exfoliar o purificar?

Las siguientes mascarillas son apropiadas para todo tipo de piel, pero algunas benefician a unos tipos más que a otros:

Recuerda que antes de aplicarte una mascarilla tu piel debe de estar limpia. Invierte en un buen jabón de cara, mi favorito (y que encuentras muy barato en el supermercado) es Garnier Skin Naturals-Clarify, una espuma facial aclarante y limpiadora que aclara y alisa la piel y ayuda a remover impurezas y maquillaje además de oler a cítricos… refrescante y delicioso, contiene AHA de limón+Vitamina Cg y es la mejor herramienta de tu rutina de belleza diaria para una piel limpia, fresca y más luminosa.

Las mascarillas a base de frutas usualmente se deben de dejar en cara de 5 a 15 minutos, después debes de quitártela con agua tibia.

Changuitos seductores: Mascarillas con Bananas.
Prepara un puré. Límpiate la cara y con la punta de los dedos extiende la pulpa de la banana en la cara. Déjala por aproximadamente 15 minutos. Beneficiosa para todo tipo de piel.

La batalla de la papaya: Mascarilla con Papaya.
Prepara una mezcla suave con la pulpa. Aplícatela en la cara y el cuello. La papaya no debe de dejarse sobre la piel mas de 10 minutos. Ideal para piel normal y grasosa. Es una mascarilla humectante y exfoliante.

Una manzana al día mantendrá al doctor fuera de su vida: Mascarilla con Manzana.
Prepara una mezcla con la pulpa de la fruta, puedes hacerlo manualmente, con el procesador de alimentos o en la licuadora. Esta mascarilla es especialmente beneficiosa para pieles con barros o espinillas.

El melón para una piel de melocotón: Mascarilla de Melón.
Sigue el método anterior de preparación y aplicación, esta mascarilla ayuda a las pieles secas y normales.

Que tu piel sí te importe un pepino: Mascarilla de Pepino.
Para piel grasosa o normal. Es una mascarilla refrescante y humectante ideal en el verano.

TIP: Si la consistencia de la mezcla de la pulpa de las frutas no es suficientemente cohesiva para aplicarla sobre la cara, agrega una cucharadita de avena.